Menu

tono lengua boca

— Wendelien van Oldenborgh

17 octubre — 17 noviembre 2020

tono lengua boca

'tono lengua boca' reúne gran parte de la producción audiovisual de Wendelien van Oldenborgh (Róterdam, Países Bajos, 1962) para la primera presentación retrospectiva de su trabajo a escala internacional.

El título es una versión despiezada, en tres palabras yuxtapuestas, de los elementos que, amalgamados, configurarían una voz. Desde el tono, audible pero sin contenido semántico, a la boca como lugar de enunciación encarnada, pasando por la lengua, construcción político-lingüística pero también órgano visceral.

La exposición se fija en la polifonía y la dimensión sonora que atraviesan la obra de la artista. No solo como algo que hace en sus películas, sino también como algo que la hace. Se trata de observar el papel que otorga a las voces ajenas y de mostrar en paralelo una trayectoria artística en que la búsqueda de una enunciación propia pasa por dejarse deliberadamente atravesar por lo ajeno. Conseguir un lugar desde el que hablar con legitimidad supone en este caso multiplicar la voz, hacerla otra, auto-extrañarse deliberadamente.

Van Oldenborgh no dirige películas sino que las entiende como un marco de hospitalidad en el que acoger y movilizar sujetos y relatos para una elaboración o revisión conjunta de sentido. En ocasiones, mensajes o textos del pasado atraviesan cuerpos en el presente dando lugar a extrañamiento, conflicto o violencia. A veces, las/los participantes ponen –literal y metafóricamente– el guion a distancia, midiendo su capacidad de encarnarlo. Los procesos de interpretación dialogada son formas de visibilizar y exorcizar herencias discursivas coloniales, ideológicas, raciales o de clase que de otro modo persistirían reproduciéndose de manera inadvertida.

tono lengua boca subraya la eficacia de estrategias vinculadas a la toma de palabra, el encuentro y puesta en circulación de voces, la construcción coral de los relatos y la no naturalización del lugar desde el que se habla. Hay en el trabajo de la artista una insistencia obstinada, por un lado, en «des-sujetar», librarse del dirigismo de voces y cuerpos durante los rodajes; y, por otro, en «des-sujetarse», desprenderse de la univocidad como enunciación artística, ética y política.

button<
button