Menu

ANESTESIA. Adrián Melis y Javier Castro

— Comisariado por Laura Baigorri

16 — 27 noviembre 2020

ANESTESIA. Adrián Melis y Javier Castro
Adrián Melis, 'Glorias de un futuro olvidado', 2015. Still from video, courtesy of the artist.

La exposición comisariada por Laura Baigorri recoge las obras de los artistas cubanos Adrián Melis y Javier Castro en un diálogo entre su contexto original y la situación mundial actual.

Esta muestra se articula en torno a las ideas enlazadas de incertidumbre y esperanza, tan presentes desde hace décadas en la sociedad cubana, y que ahora han cobrado vigencia a escala global. Partiendo de este paradigma, las situaciones que abordan son extrapolables al nuevo orden mundial impuesto por la actual era del coronavirus. Los vídeos de Adrián Melis y Javier Castro nos muestran una humanidad que opera en el estado latente de la anestesia – estamos vivos pero no somos, o no queremos ser, conscientes- y nos trasladan a una especie de limbo que deja en suspensión nuestra capacidad de actuar, a la espera de un futuro que nunca llegará como se imaginó. A través de sus imágenes, los artistas nos hablan de lo que es y de lo que podría haber sido; de deseo latente, potencialidad y resistencia, pero también de impotencia, decepción y resignación; de futuros posibles e imposibles, de pasados nostálgicos y de promesas rotas. Ambos nos hablan, en definitiva, de las múltiples formas de la supervivencia ante la adversidad.

Versus. Abordando los mismos temas, las estrategias discursivas de los dos artistas son opuestas, pero extrañamente complementarias: Melis desarrolla sus vídeos a través de una elaborada planificación: coloca la cámara, imparte consignas y prepara con precisión la puesta en escena, mientras que Castro presenta el material en bruto de unas entrevistas simples y directas, basadas en la inmediatez y la espontaneidad. Para conseguir sus respectivos propósitos, Melis se ubica en la intimidad de los hogares recreando un clima que propicie la introspección y Castro recorre calles y espacios públicos interpelando a bocajarro, buscando la respuesta sin filtros. Melis recaba en la memoria de las viejas generaciones, Castro en el impulso de la niñez y la juventud. Desde una perspectiva antropológica, ambos completan el mismo relato: la semblanza de una humanidad compleja y bipolar, sustentada a partes iguales en la esperanza y en la decepción, en la resignación y en la víscera, en la nostalgia de la gloria pasada y en el ansia por devorar un futuro siempre incierto. El punto de encuentro se halla en la emoción: los dos lanzan una mirada cruda, despiadada e irónica a la intimidad de las vidas reales, desvelando el dolor de la resignación y la rabia del inconformismo. Ellos tampoco le tienen miedo a la eternidad.

¿Qué quieres ser? ¿Qué hubieras sido? En La edad de Oro (Castro) los niños lanzan su imaginación al vuelo para imaginar su futuro; en Glorias de un futuro olvidado (Melis) algunas ancianas viajan hasta el instante en el que imaginaron su futuro más dulce. Futuros anhelados e inciertos se confrontan a los recuerdos de un pasado nostálgico y a la añoranza de algo que no llegó a existir. Futuros que posiblemente no serán y futuros que nunca fueron. Entre ambos, niños y ancianos, las generaciones intermedias de jóvenes y adultos que se debaten en el limbo. (Anestesia de tiempo)

Silencio: resignación y desafío Como si de una pelea se tratara, The New Man and my father (Melis) y Yo no le tengo miedo a la eternidad (Castro) dialogan a través de dos estrategias complementarias de combate: encaje y desafío. Melis muestra a su padre en la intimidad de su casa, encajando los golpes del destino político de Cuba, mientras que Castro adopta la posición de ataque exhibiendo las posturas desafiantes de los jóvenes en las calles. Estamos ante dos actitudes generacionales representativas y diametralmente opuestas: la resignación de la generación castrista y el reto rebelde de la juventud. Ambos vídeos en silencio, sin argumentaciones, mostrando sólo la evidencia explícita de un lenguaje corporal inevitable. La paradoja se encuentra en el trasfondo, pues son sólo dos formas distintas de mostrar la parálisis ante un futuro incierto, la decepción y la aceptación. (Anestesia de silencio)

La estrategia del alacrán En Aquí todos me cuidan (Melis) y Tu silencio tiene un precio (Castro) ambos artistas exploran los límites donde el cansancio, la impotencia y la desesperanza acaban desplazando los valores éticos. Melis traiciona a los traidores desvelando el juego de reciprocidad entre un director que consiente las actividades ilícitas de sus empleados para que éstos preserven su puesto de nula gestión; Castro confronta a la gente incitándoles a calcular los precios de sus silencios. Cuando el futuro se muestra permanentemente bloqueado comenzamos a deslizarnos de forma consciente y controlada por el borde del precipicio,… ya sólo nos queda la estrategia del alacrán: el suicidio ético. (Anestesia ética)

button<
button